18/6/09

Los mundos de Coraline



Jamás pensé que ver una peli de dibujos de Henry Selick tuviera tantos prejuicios por parte de tantas y tantas personas. Tal vez es el ambiente en el que me muevo, o que algunas personas que conozco tienen puntos de vista demasiado radicales, pero que el hecho de decir "voy a ver esta peli porque es del director de "Pesadilla Antes de Navidad" y esa es una pedazo película" tenga como respuesta "Menudo friki eres" llama la atención. Vale que me guste la estética que imprimieron Burton y el propio Selick a la aventura de Jack Skellintong, vale que me guste mas que a la media "La Novia Cadáver", pero "Los Mundos de Coraline" es la mejor película de animación desde los primeros 20 minutos de "Wall-E" (que hacen palidecer a supuestas películas serias como "Soy Leyenda"), antes de que se convirtiera en una peli de aventurillas infantiles realmente buena bajando el pistón de la crítica social.

Sigue tras el salto

Coraline es una chiquilla inquieta que acaba de mudarse con sus padres a un nuevo lugar. En el periodo de mudanza y con los quehaceres laborales a Coraline la dejan un tanto desatendida, aburriéndose como es normal. Todo parece estar en su contra hasta que descubre una puerta secreta que la lleva al "otro" mundo con sus "otros" padres. Y así comienza este cuento infantil de terror que viene a ser una especie de revisión de Gaiman a la ya clásica historia de Lewis Carrol de una forma mas macabra y, en cierto modo, menos inocente.

El film, rodado por completo en Stop-Motion (la de trabajo que tiene que llevar por Dios...) no trata a los críos como tontos, es mas, muchos de ellos se verán reflejados en Coraline, y tampoco es tan absolutamente ñoña como para sacar fuera de la película a los adultos, que sin tener tantos dobles sentidos o situaciones dedicadas exclusivamente para ellos (cosa que sí que ocurre en obras de Pixar o Dreamworks) disfrutarán de una película fantástica, divertida y que se pasa en un suspiro.

El mayor defecto que le veo es el corte de ritmo que crean los números musicales, que sin ser malos (la BSO es muy agradable) crean el defecto Disney en la película. No hace falta hacer números musicales para rellenar, si la película hubiera durado 80 minutos en vez de 90 no hubiera pasado nada, hubiera seguido siendo muy buena, y que no digan que es para dar un respiro a los críos, porque si hubiera sido así estarían en la intensísima parte final, y terrorífica para un chiquillo de menos de 8 años. Los números musicales son para hacer que la veas en 3D, cosa que no merece la pena.

Por lo demás, simplemente recomendar esta película, que seguramente engrosará mi colección de DVD's frikis en cuanto salga a la venta. Ahora a esperar "9", de Tim Burton, como no.

1 comentario:

Corven Crow dijo...

Ya te lo digo yo xD. Es tu círculo xD.